Bienvenido Septiembre

Adoro el mes de Septiembre. Y lo hago desde que tengo uso de razón. supongo que las circunstancias que me han rodeado han ayudado (El cumple de mi madre, el mío y el de mi prima)

He de reconocer que siempre me ha encantado leer, escribir, dibujar, colorear, etcétera… Por lo que el primer año que iba a ir al colegio me pasé el verano contando los días para que llegara (o eso dice mi madre) y los pocos recuerdos que tengo de esa temprana edad (3 añitos!) son de mi colegio y de mi primera profesora. En los siguientes años la sensación no cambió, me encantaba ir al colegio, así que me pasaba el mes de agosto esperando el de septiembre.

Con el paso de los años llegó la universidad. Los veranos los pasaba trabajando en un campamento infantil y aunque a esa edad ya había aprendido a sacarle su fruto a las “diversiones del verano” (jeje) lo cierto es que esperaba septiembre con ilusión porque suponía volver a Granada, volver a MIS pisos de estudiantes (el que pagaba y en el que vivía, verdad Marquesitas?) Los nuevos libros, nuevas asignaturas, profesores… En definitiva, el cambio, la renovación… Septiembre siempre ha venido cargado de nuevas ilusiones y retos.

Ahora, con la oposición, sigo aguardando con ansia septiembre. Aunque mis razones sean un poco más egoístas. Agosto es un mes horrible para cualquier opositor serio; pues lo peor que hay para alguien que oposita es el desorden; y, por lo general, agosto significa desorden: la gente de tu entorno de vacaciones, con el consiguiente cambio de horarios de los demás, que afecta a tu rutina. Las ferias con sus ruido. El calor sofocante. Pero para mi lo peor es la falta de clase, mi preparador está de vacaciones en agosto, así que no vamos a cantar… lo que implica, además de la falta de cante, un aumento en la desconexión social…

Así que estoy feliz, porque vuelvo a mis clases, a ver a mis compis de sufrimiento (y, sin embargo, amigas!) y a reponer ganas e ilusión para que el próximo septiembre sea aún más especial y esté haciendo maletas para irme a vivir a Barcelona (sede de la Escuela Judicial).

2 cosas que aportan los que me han leido:

Eva dijo...

Venga ánimos! Las oposiciones son duras, pero merecerá la pena ya verás...
A mi si no fuera por los excamenes de septiembre tampoco me desagrada... jajajaja besitos!!

Juanjo dijo...

La verdad es que los últimos meses de agosto si no fuera por los campos de trabaja habrían sido un aburrimiento total, nada que estudiar, la gente desperdigada por ahí y si, aqui tenemos playa pero en agisto es unrollo con tanta gente y tanta basura.
Ánimo con las oposiciones, ya te queda menos...
Salu2

Juanjo

Datos personales

Mi foto
¿Y quién soy yo para decir cómo soy? Uno nunca deja de conocerse, y ahí está lo interesante de todo: la incertidumbre de qué, cómo, quién será... Eso lo dejo a vuestro libre albedrio.

sígueme