A mi Segunda Familia.

Llevo dos días pensando qué podía escribir o decir para haceros más llevadero este trago, he consultado a los grandes de la literatura, he releído mis poemas preferidos, he buscado citas… pero no hay palabra que se haya dicho o pueda llegar a decirse que sirva en este momento.

He deseado tener uno de esos “GiraTiempo” que J.K. Rowling inventó para su mundo mágico para volver el tiempo atrás, pero no existen; ni varitas mágicas o hechizos que borren la pena o el dolor; que, como dijo el gran Pedro Salinas es la última forma de amar.

Así que sólo puedo ofrecer mis oídos para escucharos, mis brazos para abrazaros, mis manos para levantaros y mi hombro para llorar si lo necesitáis.

Os quiero.

0 cosas que aportan los que me han leido:

Datos personales

Mi foto
¿Y quién soy yo para decir cómo soy? Uno nunca deja de conocerse, y ahí está lo interesante de todo: la incertidumbre de qué, cómo, quién será... Eso lo dejo a vuestro libre albedrio.

sígueme