Vergüenza y Pena


Llevo mucho tiempo sin actualizar. Tampoco tenía demasiado de lo que hablar. Ahora tampoco, porque poco hay que yo pueda decir sobre este tema. Sólo que me dan pena, mucha pena; porque quién es capaz de torturar así a un animal, tiene un grave problema: incapacidad para amar. Y no creo que haya nada peor en la vida que no poder sentir amor. Amor por la vida, por el maravilloso planeta en que vivimos, por el ser vivo, por ti mismo.
Y Vergüenza, mucha vergüenza al ver cómo justifican esa barbarie. Y encima arremeten contra aquellos que no creemos en la tortura: "hippies piojosos" nos llamaban a todo los que estamos en contra.
¡Qué le vamos a hacer: bastante tienen con lo que tienen!

0 cosas que aportan los que me han leido:

Datos personales

Mi foto
¿Y quién soy yo para decir cómo soy? Uno nunca deja de conocerse, y ahí está lo interesante de todo: la incertidumbre de qué, cómo, quién será... Eso lo dejo a vuestro libre albedrio.

sígueme