La felicidad hecha persona

Una de esas tantas cosas que me han pasado en estos meses desconectada, ha sido una de las más impresionantes de mi vida. Lo cierto es que nunca había sentido así una boda... desde que vi aparecer el coche con Pablo dentro hasta que nos subimos en el autobús de vuelta a casa. Tantas horas, tanta emoción.

Llevo tiempo pensando qué escribir. Sin rozar la ñoñería, pero sin eludir el sentimiento. Y aún no lo sé.
No encuentro palabras que describan tal sensación. Cada vez que recuerdo este momento el vello se eriza y afloran un par de lágrimas.
Por ello creo que una imagen vale más que mil palabras: los ojos, la sonrisa... la felicidad elevada a la enésima potencia.

Y por extraño que parezca, sólo puedo dar las gracias por ese mágico momento.

Gracias María. Gracias Pablo.

Os quiero.

Posted by Picasa

0 cosas que aportan los que me han leido:

Datos personales

Mi foto
¿Y quién soy yo para decir cómo soy? Uno nunca deja de conocerse, y ahí está lo interesante de todo: la incertidumbre de qué, cómo, quién será... Eso lo dejo a vuestro libre albedrio.

sígueme