Como el Almendro... regresando por navidad

En la mayoría de las ocasiones, las ausencias no son deseadas. Es lo que me ocurre a mi. Tras largo tiempo sin escribir, vuelvo.
Mi ausencia no se debe a la pereza como alguno pudiera pensar. Sino a la falta material y literal de tiempo. De hecho, durante un par de días casi parecía Macario (el muñecote aquél que salía en noche de fiesta y similares horteradas sabatinas).
El día 5 de diciembre hice el segundo examen de mis oposiciones. Aprobé. Aún no reacciono. Siento que el mundo a mi alrededor vive más excitado que yo... es raro, porque, al fin y al cabo es mi "no-vida" la que éstá más cerca de desaparecer... ¡Qué sé yo, cosas de la psyque!

Ahora empieza una nueva cuenta atrás hasta Mayo... ¿La definitiva? Nunca se sabe. Lo único que puedo saber es que no se gana sin luchar. Hay que seguir luchando.

Intentaré no ser tan inconstante en el blog, imagino que ahora con mi nuevo portatil será más fácil... como cuando con 14 años escribia el diario antes de dormir. Sólo que ahora son tribulaciones diferentes. ¿Volvería a a las de entonces? No lo sé... la inseguridad de la adolescencia... mejor no, dejémosla en el recuerdo de un pasado no tan malo.

0 cosas que aportan los que me han leido:

Datos personales

Mi foto
¿Y quién soy yo para decir cómo soy? Uno nunca deja de conocerse, y ahí está lo interesante de todo: la incertidumbre de qué, cómo, quién será... Eso lo dejo a vuestro libre albedrio.

sígueme