Un gesto Español



Sin que sirva de precedente, por una sola vez en mi vida, voy a hacer caso al "señor" Rajoy (además dicen que a los locos hay que hacerles caso que sino se vuelven peligrosos) y voy a demostrar mi españolidad en el Día de la fiensta Nacional.


Y lo voy a hacer con dos propuestas:



La primera, cambiar el desfile de las Fuerzas Armadas por una degustación de tortilla de patatas, jamón serrano y unos vinitos típicos de las diversas regiones. Además de ser más nutritivo, será más divertido; e, incluso, servirá para unir a los españoles, pues de todos es sabido que una de las fases del vino es la de "exaltación de la amistad". Y ya, de paso, acabamos con esa obsoleta muestra de poder, arcaica y sin sentido que supone el presumir de las fuerzas que, en realidad, no se tienen.



La segunda; como soy Española y me encanta la tierra en la que vivo, entiendo que lo mejor para nuestra nación sería la instauración de la Tercera República. Bajo un clima de armonía y progreso tan necesarios. Yo, por mi parte, en atención al papel desempeñado para la instauración y consagración de la democracia de este país (contra las ansias de poder totalitario de la derecha española) otorgaría el cargo de Jefe de Estado a D. Juan Carlos, pero bajo el título de Presidente de la República y no como Monarca. Con todo mi respeto, pues pienso que la transmisión hereditaria no es una buena forma para la sucesión en el poder. Únicamente lo sería si dicha herencia gozara del beneplácito de la ciudadania en un referéndum. Pues es ahí donde late la esencia de la democracia: es el pueblo quien elige sus representantes y no la sangre ni los análisis de ADN.

1 cosas que aportan los que me han leido:

Juanjo dijo...

Me parecen estupendas las nuevas celebraciones, eso junto con un desfile humanitario de ONG's y similares.

P.D. A Rajoy hay que entenderlo, cobrando 8000 € al mes como no va a ser tan tan tan patriota ese hombre si España se lo ha dado todo jejejejeje

Datos personales

Mi foto
¿Y quién soy yo para decir cómo soy? Uno nunca deja de conocerse, y ahí está lo interesante de todo: la incertidumbre de qué, cómo, quién será... Eso lo dejo a vuestro libre albedrio.

sígueme