¿Neuronas televisivas?

Salvo que hablemos de un programa de medicina o una serie en la que se encuentren presentes "House", "Sheperd", "Vilches"... u otros doctores catódicos análogos; lo cierto es que ver en la televisión algo que tenga alguna nerona activa, resulta altamente complicado.

Máxime cuando se trata de algún programa de esos que suelen denominarse con un color o con el nombre del órgano vital; a saber, los programas rosas o del corazón. Creo que si sumanos la de todos los presentadores, redactores, claboradores y demás personal de los mismos; conseguiríamos contar 4 ó 5 neuronas efectivas; y de ellas, ninguna pertenecería a los que salen por la pantallita.

Pero es que lo peor de todo, no es el hecho de que carezcan de ellas (lo cual es un motivo para tenerles lástima y poco más), sino que creen que las tienen. Sin ir más lejos, la otra noche presa del insomnio encendí la televisión, mi objetivo no era otro que impreganrrme un poco del sarcasmo propio de Eva Hache y su plantilla; pero había anuncios, decidí zappear un poco. Cuál fue mi sorpresa cuando al pasar a la siguiente cadena había un grupo de impresentables gritándose entre sí, capitaneados por la que fue (hasta que la echaron del banquillo) la eterna sombra de María Teresa Campos. Entre los energumenos pude reconocer a Matamoros (no sé cual de ellos porque son iguales), la Señora Marchante (no hacen falta comentarios), Enrique (Sí el que nos traumatizó por muchos años con el cocouaua de los____), Leticia Sabater (Qué pesadilla!), una señorita chamuscada por el sol a la que se le había olvidado vestirse para salir de casa y un hombre al que llamaban Victor. Éste último se atrevió a hacer un comentario irónico sobre la inteligencia de uno de los seres que antes he mencionado "¡¡Qué va a hablar la inteligente!!" dijo, refiriéndose a la morena con poca ropa.

Madre mía, pensé, ¿Qué hará Saramago a estas horas en televisión? ¿O quizá era García Márquez disfrazado de zoquete? Pero no, abrí bien los ojos y vi que era ese al que llamaban Víctor. ¿Y cómo se atrevía ese señor a criticar la capacidad intelectual de alguien? ¿Es que nunca se ha escuchado a sí mismo? Lo cierto es que al final encontré la respuesta a mi incertidumbre, y es que "En el reino de los ciegos, el tuerto es el rey".

1 cosas que aportan los que me han leido:

Juanjo dijo...

Lo de la tele no tiene nombre, y ahora van y le dan un programa a la Teresauria Campos otra vez en telecirco. De pena. Que ganas de que empiece la 4º temporada de House...

Datos personales

Mi foto
¿Y quién soy yo para decir cómo soy? Uno nunca deja de conocerse, y ahí está lo interesante de todo: la incertidumbre de qué, cómo, quién será... Eso lo dejo a vuestro libre albedrio.

sígueme