Aquí comienza todo.

O quizá no sea un comienzo, y simplemente sea un paso más: un continuará al que he llegado después de seguir la incierta ruta del opositor.

Lo cierto es que en los últimos días he vivido algunos acontecimientos que me han hecho plantearme muchas cosas. Pero en realidad, todas mi dudas partían de la misma base: si merece o no la pena los sacrificios que hacemos por cumplir los sueños que tenemos.

Quiero ser Juez, y siempre he sabido que tenía que pagar un alto precio por ello: dejar de tener una vida al margen de la oposición. Ahora, casi 3 años después de adentrarme en este mundo, las dudas han surgido con más fuerza que nunca: "¿Estoy perdiendo el tiempo?" A ello han contribuido los acontecimientos a que apuntaba en el párrafo anterior: el nuevo rumbo que emprenden ahora mis "Compis de tortura": Dos de ellos se han embarcado en el mundo de la abogacía; la tercera, ha aprobado. Como veis los dos extremos.

Mi madre, ante mi desconcierto emocional de estos días, en un intento de reconfortarme me dijo: "Lo mejor siempre es el término medio" El mesostés, como dijo en su día alguien llamado "Aristóteles". Y ahí caí drásticamente en la cuenta de que no tengo esa opción: no existe un término medio: sí o no; ahí se terminan las posibilidades.

¿Y qué debo hacer? No sé qué pasará conmigo, merecerá la pena sacrificar ocio, amigos (o no tan amigos, porque los que sí lo son ahí siguen, ofreciéndome un apoyo incondicional y haciendo uno de los mayores esfuerzos que se pueden hacer: entender a un opositor), tiempo, dinero...

Hoy por hoy, creo que sí. Ha merecido la pena: he adquirido conocimientos (muchos) y he sumado al tesoro de la amistad tres monedas más. A cuál de los extremos llegue seguirá siendo una incognita; aunque desde hoy voy a poner todo mi empeño en que sea el "sí" el que gane la batalla de los extremos. Sin olvidar, que mientras ese momento llega, hay un montón de matices que los difuminan y suavizan; y que debo luchar a diario porque no emborronen mi sueño.

3 cosas que aportan los que me han leido:

Leles dijo...

Olé mi niña! Luchadora hasta la médula. Yo estoy convencida de que lo conseguirás.
Sabes que seguimos estando aquí para lo que necesites.
Besitos wapa!

Anónimo dijo...

No desanimes, sabes que merece la pena y que no es una pérdida de tiempo. Simpre has sido luchadora, tengo claro que lo conseguirás.un beso. Esther

Key dijo...

SE dice quien la sigue la consigue..yo por suerte tengo medio pie, (bueno no llega) dentro, aunque eso también hace que aun tenga más dudas de si seguir con mi camino de opositor que llevo desde hace año y medio más o menos.... la verdad es que me consuela ver que no soy la única a la que le asaltan las dudas....pero al menos tu has hallado la respuesta, espero encontrar yo también la misma fuerza para pelear por este camino...

Datos personales

Mi foto
¿Y quién soy yo para decir cómo soy? Uno nunca deja de conocerse, y ahí está lo interesante de todo: la incertidumbre de qué, cómo, quién será... Eso lo dejo a vuestro libre albedrio.

sígueme